NUESTRA HISTORIA

1

  •  2004-Presente

Afrontando los nuevos retos que plantea la sociedad filipina en un mundo completamente  globalizado, la Sociedad Española de Beneficencia —organización no gubernamental filipina sin ánimo de lucro— ha diseñado una «Hoja de Ruta» para el completo restablecimiento del Hospital Español de Santiago, así como la creación de una urbanización residencial en consonancia con los tiempos actuales a través del Proyecto Antipolo. De este modo se podrá activar el derecho a la salud y a la asistencia sanitaria que representa el estado del bienestar de la moderna Unión Europea en Filipinas, fin último de la Sociedad Española de Beneficencia. 

  • 1948-2004

A comienzos del siglo XX la población española residente en Filipinas se encontró ante un escenario de desprotección social tras el cambio de soberanía política. Se hizo necesaria la acción concertada de la colonia española hacia un asociacionismo que pudiera poner en ejecución mecanismos de protección mutua. De este modo nació, en 1906, el Hospital Español de Santiago bajo la presidencia de Don Trinidad Jurado y Sarmiento, en aras de capitalizar fondos para la construcción de un hospital.

La figura de Don Antonio Melián fue decisiva en la reestructuración de la colonia residente en Filipinas.  Reorganizó el Casino Español de Manila, construyó la Casa de España y la fundó, en 1913, el Fondo de Beneficencia Española. En la década de los años veinte, con el hospital ya en funcionamiento, el Casino Español de Manila realizaba actos anuales —representaciones dramáticas y cenas— en beneficio del Hospital Español de Santiago, ubicado en Makati y que en poco tiempo se convirtió en uno de los mejores establecimientos sanitarios del país. La colonia española se involucró en la recaudación de fondos, siendo especialmente relevante la participación de la señora Doña Carmen Díaz Moreau de Elizalde, que acabaría consolidando el fondo benéfico español.

Durante los difíciles años de la Segunda Guerra Mundial, el paso definitivo llegó de la mano de los señores Carmelo Lizárraga, Federico Pérez, Eugenio Jordán, Vidal Yraeta y José M. de Maldonado, autores de la constitución, en 1948, de la Sociedad Española de Beneficencia que, desde este momento, pasó a ser el órgano asistencial de la comunidad española en Filipinas, mientras que el Hospital Español de Santiago seguía funcionando como centro facultativo.

Debido a los nuevos planes urbanísticos desarrollados en la ciudad de Makati, la especulación llevó en los años 60 a la clausura física del Hospital Español de Santiago, permaneciendo como ente institucional. No obstante, la creación del Hogar de San Joaquín en el solar de la calle Maytubig del barrio de Malate dio habitación y acogida a uno de los sectores más vulnerables, la ancianidad española, que sería reforzado posteriormente con la Residencia Santa Ana. Ya en el siglo XXI el solar fue adquirido por la congregación Siervas de Jesús, construyéndose una moderna residencia de la tercera edad —Santa María Josefa—, al presente el centro de la acción benéfica.